En un mundo donde el tiempo libre es reducido y estás constantemente trabajando, cuidando a tus hijos o realizando actividades propias de tu día a día, no puedes olvidar lavarte las manos.

Camila, es una joven de 28 años, trabaja en una empresa reconocida y es muy estricta con su cuidado personal y por supuesto, con el lavado de manos constante al momento de llegar a la oficina, cuando sale del baño, antes y después de comer e incluso después de comprar alimentos y manipular dinero. Su compañero Mario, al contrario que ella no pone en práctica ningún hábito saludable para cuidar su salud y por supuesto solo se lava las manos una vez al día, cuando llega a su casa.

Aunque los dos comparten un mismo espacio, Mario se enferma constantemente y la última semana presentó un cuadro de Enfermedad Diarreica Aguda que no le permitió ir a trabajar durante 2 días. Aunque Camila le ha recordado a Mario que tener hábitos de vida saludables le ayudará a cuidar su salud, él no ha querido aceptarlo.

Mario puso su salud en riesgo.

Luego de varios días con dolores abdominales, fiebre, náuseas, vómitos, debilidad y pérdida del apetito Mario llegó nuevamente a la oficina, su médico le había dado algunas recomendaciones, sin embargo la más relevante fue lavar sus manos con agua y suficiente jabón en varios momentos específicos de su día, para evitar no solo la Enfermedad Diarreica Aguda, sino también la neumonía, enfermedades de la piel, enfermedades los ojos, Infección Aguda Respiratoria e incluso el parasitismo intestinal. Ante el susto la buena noticia es que Mario reaccionó.

Según el Ministerio de Salud y Protección Social, el lavado de manos puede reducir la aparición de enfermedades diarreicas entre un 42 % y un 47 %, de infecciones respiratorias agudas en alrededor del 30 % y evitar el contagio de infecciones de la piel en un 21 %.

¿Cuándo lavar tus manos?

– Después de ir al baño.

– Al manipular, preparar y ofrecer los alimentos.

– Antes de comer.

– Después de estar en contacto con elementos contaminados o al manipular basura u objetos de desecho.

– Después de visitar enfermos y/o cambiar un pañal.

– Después de llegar de la calle.

– Después de tocar a tu mascota.

¿Lavas bien tus manos?

Recuerda que un óptimo lavado de manos tiene una duración entre 40 y 60 segundos, utiliza suficiente agua y jabón y no seas el Mario de esta historia ¡Cuida tu salud y la de tus compañeros!

Sigue el paso a paso

– Mójate las manos y aplica suficiente jabón.

– Frota las palmas de tus manos entre sí.

– Frota la palma de tu mano derecha contra el dorso de la mano izquierda y repite con la otra mano.

– Frota las palmas de tus manos entre si entrelazando los dedos.

– Frota el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta, agarrándose los dedos.

– Frota con un movimiento de rotación el pulgar izquierdo, atrapándolo con la palma de la mano derecha y viceversa.

– Frota la punta de los dedos de la mano derecha contra la mano izquierda, haciendo un movimiento de rotación y viceversa.

– Enjuágate las manos y sécalas con una toalla de papel.

– Utiliza la toalla para cerrar el grifo.

Ante cualquier duda recuerda visitar a tu médico general o familiar, quien cuidará de ti y de tu familia. >Consulta nuestra red de prestadores aquí<

¿Quieres conocer más sobre nuestros planes complementarios o afiliarte? ¡Escríbenos!