pnl-famisanar

Controla tus miedos con programación neurolingüística

Antes de comenzar con el test, ¿sabías qué existe una técnica para analizar nuestros comportamientos mentales y cómo los utilizamos para codificar información y por lo tanto cambiar nuestra forma de pensar o de actuar?

Este estudio conocido por pocos se refiere a la Programación Neurolingüística, una técnica que ayuda a controlar tus acciones y emociones en cualquier situación, mejorar tu motivación e incluso eliminar miedos y fobias.

En términos más simples se refiere a que nuestros pensamientos están conformados por palabras que viajan por nuestras neuronas para crear un programa. Por ejemplo, cuando repites ciertas palabras con frecuencia esto se convierte en un programa, el cual producirá emociones que dirigirán tus conductas y reacciones generando así una comunicación efectiva entre lo que sientes, lo que piensas y lo que demuestras.

Manuela, por ejemplo, tiene miedo a los aviones desde pequeña, lo ha sentido y lo ha pensado. Cuando escucha esa simple palabra se llena de temor y ansiedad, por eso decidió acudir a la programación neurolingüística y después de realizar actividades que la enfrentaran a este temor logró superarlo.

En otro caso está la historia de Andrés, quien sufre de glosofobia o temor a hablar en público, sus manos se ponen sudorosas, le tiembla la voz y se queda sin palabras. La neurolingüística también le ha ayudado a mejorar su comunicación verbal, corporal y por supuesto su comunicación interpersonal a través de técnicas como el acondicionamiento, en la cual además de practicar en el lugar en el cual tiene que hablar también ha puesto en práctica actividades como ejercicios de respiración, ejercitación de los músculos de la cara e imaginación de la posible audiencia. Hoy en día vive más tranquilo y se sube seguro a dar sus charlas ante grupos numerosos.

Según la Programación Neurolingüística nuestro primer contacto con la realidad se da a través de los sentidos, predominando casi siempre uno de ellos: el visual, auditivo o sensorial, de ahí empezamos a crear nuestros programas y determinar lo que nos gusta o no.

Aquí podrás averiguar cuál es tu sentido predominante, además, puedes practicar este test con tus seres queridos y conocerlos un poco más; esto servirá para evitar conflictos, o incluso darles un regalo que realmente deseen.

1. En las mañanas antes de salir de tu casa, tú:
a) Te arreglas demasiado ¡Antes muerto que sencillo!
b) Prefieres arreglarte lo necesario, sin llamar la atención.
c) Optas por ropa cómoda y agradable al tacto.

2. Tus compañeros de trabajo o de universidad opinan qué:
a) Eres una persona estrictamente ordenada.
b) Eres tranquilo con el orden.
c) No tienes preocupación alguna por ser ordenado.

3. ¿Cómo consideras tu nivel de energía mientras realizas tus labores diarias?
a) Siempre estás activo ¿Qué más hay por hacer?
b) Eres un poco sedentario, pero tienes energía para las cosas que te importan.
c) Prefieres estar tranquilo y sin preocupaciones.

4. Al llegar a tu casa después de conocer nuevas personas, tú:
a) Tienes rostros que no puedes olvidar.
b) Recuerdas perfectamente los nombres de las personas que conociste.
c) No recuerdas muy bien, tienes una mala memoria.

5. Acabas de comenzar tu nuevo empleo y llegó el momento de conocer a tus compañeros ¿cómo es tu reacción?
a) No paras de hablar ¡Quieres que todos sepan de ti!
b) Prefieres escuchar lo que los demás tienen que decirte o recomendarte.
c) Buscas un poco de cercanía con tus nuevos compañeros.

6. Si te mencionamos la palabra amistad, tu:
a) Recuerdas una imagen de tus amigos.
b) Visualizas una palabra o escuchas una canción en tu interior.
c) Tienes sensaciones o emociones indescriptibles.

7. Después de una larga semana por fin tienes tiempo para descansar y hacer lo que más te gusta ¿Qué plan elegirías?
a) Por supuesto salir de fiesta o ir a cine o teatro.
b) Escuchar música, leer o ir a conciertos.
c) Practicar algún deporte, comer o dar un paseo lejos de la ciudad.

8. Cuando estás dando una información importante o contando un chisme a tus amigas, tú:
a) Hablas muy rápido y con un tono de voz alto.
b) Cuidas tus palabras y mantienes un tono de voz medio.
c) Hablas con calma, sin prisa y de forma pausada.

Ahora que tienes las respuestas aquí encontrarás los resultados, si decidiste practicarle el test a algún ser querido aprovecha que la navidad se acerca y adelántate a comprar los regalos.

Mayoría A- ¡Completamente visual!

Un buen regalo para alguien cuyo sentido predominante es el visual pueden ser joyas, ropa, maquillaje, corbata, accesorios o incluso un objeto de diseño para su casa. ¡Recuerda todo entra por los ojos!

Mayoría B- ¡Lo tuyo es escuchar!

Si conoces sus gustos musicales puedes optar por un CD, DVD, reproductor musical o incluso una invitación para un concierto.

Mayoría C- ¡Tus sentimientos a flor de piel, eres completamente sensorial!

Ellos viven de las experiencias, puedes optar por viajes, masajes, comida, perfumes o algún accesorio que lo lleve a practicar alguna actividad al aire libre.

Recuerda que con los Planes de Atención Complementaria de EPS Famisanar contarás con especialistas dispuestos a asesorarte y ayudarte a mejorar o mantener tu calidad de vida y bienestar. Conoce nuestros planes aquí.

Tu salud nuestra prioridad

¡Suscríbete a nuestro blog!

Planes de Atención Complementaria

Existen diferentes razones por las cuales una persona pueda sufrir de halitosis o mal aliento. Puede llegar desde falta de cepillado de los dientes después de las comidas, no uso de hilo dental, enfermedad de las encías, boca seca, caries, sinusitis y otros problemas con la nariz. También existen algunos alimentos que dan mal aliento como la cebolla, el ajo o el repollo. Los fumadores no se quedan atrás y algunos pacientes cuyas enfermedades generan un olor característico en su boca. 

Síntomas de la halitosis 

Cuando nos despertamos generalmente sufrimos de un aliento matinal poco agradable, sin embargo, al cepillarse los dientes este pasa. Por otro lado, existen personas a las que su mal aliento les dura todo el día. Aquí te contamos algunos de los síntomas de esta incómoda situación: 

  • Sequedad en la boca. 
  • Una capa blanca en la lengua. 
  • Placa bacteriana alrededor de los dientes o encías. 
  • Un mal sabor en la boca, especialmente de carácter metálico. 
  • Goteo pos – nasal de la sensación de senos que drenan por la garganta. 

¿Cómo tratar el mal aliento? 

Los tratamientos son los mismos que los métodos de prevención que tiene como base el cepillado de dientes al menos dos veces al día, el uso del hilo dental a menos una vez al día, ingerir menos carne y más frutas y verduras, evitar el consumo de alimentos que causen mal aliento, consumir bastante agua para prevenir la resequedad en la boca, usar enjuague bucal con buches que duren 30 segundos para garantizar que perdure. 

Para las personas que usan dentaduras removibles es importante retirarlas durante la noche y realizar el lavado correspondiente de acuerdo a las indicaciones de su odontólogo, al igual el aseo correspondiente para los frenos o retenedores. 

Recuerda asistir al odontólogo dos veces al año para limpiar a profundidad tus dientes y para tratar cualquier tipo de caries o enfermedad que se pueda estar generando en tu boca. Con los Planes de Atención complementaria cuentas con IPS especializadas para tu aliento y dentadura que puedes consultar en nuestro Directorio Médico PAC aquí 

 

¡Suscríbete a nuestro blog!

Planes de Atención Complementaria

Afíliate a nuestros Planes de Atención Complementaria