Pasaron 9 meses de constantes cuidados para que tu bebé creciera fuerte y sano. Llegó el momento del parto y los cursos prenatales que recibiste en tu PAC Famisanar te sirvieron para que fuera exitoso, tranquilo y con menos dolor. Ahora, como padres te debes enfrentar a los cuidados de un ser frágil que requiere de todo tu amor, pero ¿cómo?

Un recién nacido deprende para todo de sus padres o cuidadores, de comer hasta el simple hecho de bañarse. Durante esta primera etapa de la vida el contacto es constante por lo que existen cuidados básicos que debes tener en cuenta para mantener sano a tu pequeño.

Lavado de manos

Una de las prácticas más antiguas y de mayor importancia es el lavado de las manos. Procura que toda persona que tenga contacto con el bebé se lave las manos antes de cargarlo, preparar la leche, bañarlo o cambiarle el pañal. Tener las manos limpias previene en un gran porcentaje la transmisión de infecciones y bacterias.


Pilas con la cabeza y el cuello


En los primeros meses de vida tu pequeño no tiene aún fuerza en los músculos del cuello por lo que es muy importante que al cargarlo y acostarlo sostengas con tu mano la cabeza y el cuello para evitarle lesiones.


Nada de sacudidas


Algunos juegos que involucran sacudidas o la práctica de estas para despertar a los bebés, es una actividad muy peligrosa para los pequeños. Ellos realmente son muy frágiles y cualquier sacudida puede generar sangrado en el cerebro de los pequeños y en algunos casos la muerte. Esto también puede suceder dentro de un automóvil por lo que es importante siempre llevar al bebé dentro de su silla y con los cinturones de seguridad apropiados para su edad.

Evita juegos bruscos

Los recién nacidos son muy vulnerables a diferentes lesiones por causa de los juegos bruscos. No se recomienda mecerlos sobre las rodillas al estilo “caballito” y mucho menos lanzarlos al aire.


Si no puedes solo, pide ayuda


Pedir ayuda no te hace mala madre o padre, pero sí te genera un poco de comodidad y tranquilidad a la hora de dar los cuidados básicos a tu bebé.

Si tienes la imposibilidad contrata una persona o nana para que te ayude, de lo contrario la familia y en especial las abuelas son una ayuda invaluable en este tipo de momentos.


Una mano amiga no viene mal en estos primeros días y con amabilidad pide que se respeten tus decisiones en cuanto a cómo quieres criar a tu bebé.


La alimentación es muy importante


Todos los pediatras concuerdan con la importancia de la lactancia materna como alimentación exclusiva durante los primeros 6 meses de vida.

Lee también: LACTANCIA Y TRABAJO, SÍ ES POSIBLE

Este alimento rico en nutrientes debe suministrarse a demanda del pequeño y además es importante que los padres procuren tener presente algunos consejos para después de la toma de este preciado líquido.

No pagues la “primiparada” como padre de asustarte cuando tu bebé regurgita un poco de leche después de mamar. Generalmente los bebés devuelven la leche que han tomado de más.

Otra de las situaciones que se pueden presentar es que el bebé no quede satisfecho después de ser amamantado, en la mayoría de los casos esto sucede porque el pequeño solo succiona el pezón, por eso debes asegurarte de que la areola esté también dentro de su boca.

Si en algún momento tu bebé se queda dormido mientras lo amamantas solo debes mover un poco tu pezón o tocar suavemente el cachete para que continúe su alimentación. Esto pasa porque es muy probable que no se haya despertado lo suficiente.

Sigue las instrucciones de tu pediatra al pie de la letra. Pues la alimentación tiene pasos esenciales para proteger a tu bebé y su sistema digestivo por lo que no le des otro tipo de alimento ni de líquido diferente a la leche materna a menos que tu médico lo autorice.

El baño

Para todos los seres humanos tomar un baño es relajante y reconfortante, por eso los Planes Complementarios Famisanar te damos algunos consejos para que esta experiencia sea igual para tu bebé.

Evita el agua caliente o muy fría: en sus primeros días tu bebé solo necesita baño con agua tibia y sin jabón. Sin embargo, si lo vas a usarlo, debe ser neutro y evita que queden residuos en su cuerpo.

Cuando tengas lista la tina con agua tibia puedes probar su temperatura como lo hacían las abuelas; sumerges tu codo y por su grado de sensibilidad podrás saber si está muy caliente. Por otro lado, debes tener presente que al cerrar las llaves del agua debes hacerlo primero con la caliente y por último con la fría; esto evitará que la llave gotee agua muy caliente con la que se puede quemar la piel de tu pequeño.

El ombligo

Esta es una parte de mucho cuidado en los primeros días. Debes evitar que le quede jabón y secarlo bien con una gasa, luego usas otra gasa seca y limpia y cubres el ombligo para evitar que se enrede. Esta zona no requiere de vendas especiales y los residuos del cordón umbilical se caerán solos. Debes estar muy atenta a supuraciones o sangrado en esta zona, pues si se llegan a presentar debes llamar de inmediato al médico en casa de tu PAC Famisanar y seguir sus instrucciones.

Las uñas

Estas crecen considerablemente durante los primeros meses por lo que debes procurar cortárselas para evitar que se rasguñe y se genere heridas. Existen tijeras para uñas de bebé con punta romana o cortaúñas.

El mejor momento para cortárselas debe ser cuando tu bebé esté dormido para evitar que llore, se desespere o se mueva. Todo es por su seguridad.

Para Famisanar acompañarte en este momento tan importante de tu vida es muy importante, por eso con los Planes de Atención Complementaria tienes muchos beneficios que puedes aprovechar para cuando este momento de tu vida llegue.

También con tu pequeño recién nacido puedes acceder a planes complementarios con muchos beneficios como citas con pediatría de forma directa y acceso especialistas con solo levantar tu teléfono. Además, tendrás la facilidad de tener un médico disponible en tu teléfono para orientarte cuando tu pequeño se sienta mal y atenderlo en tu propia casa, sin necesidad de exponerlo a salas de urgencias.

Anímate y adquiere el plan que más de adapte a tus necesidades. Conoce todos nuestros planes en www.famisanar.com.co/afiliaciones/

¿Quieres conocer más sobre nuestros planes complementarios o afiliarte? ¡Escríbenos!