¡Hola! Te hablamos desde el interior y somos los órganos más grandes de tu cuerpo ¿Ya nos reconoces? Si aún no lo haces te contamos que a diario trabajamos con tu aparato respiratorio para permitirte inspirar aire fresco, deshacerte del aire contaminado e incluso hablar ¿Ya tienes la respuesta? ¡Correcto, somos tus pulmones!

No es por ser egocéntricos, pero todo el tiempo estás interactuando con nosotros, lo haces cuando hablas con tus compañeros de oficina, cuando gritas un gol e incluso cuando lloras. Adicionalmente trabajamos de la mano con tu cerebro para ayudarte a respirar mejor cuando estás agitado

Aun así, y sabiendo que somos fundamentales para tu vida, nos llena de tristeza saber que no nos están cuidando muy bien, no solo tú, sino también todas las personas que no piensan en que incrementando la contaminación nosotros somos los más afectados. Por eso, a continuación, te presentamos un listado de nuestros más grandes enemigos, los cuales con tu ayuda estamos seguros de que podremos derrotar para evitar enfermedades como el cáncer de pulmón.



Según estadísticas del 2016 de la Cuenta de Alto Costo, en Colombia había 3082 pacientes con cáncer de pulmón.

1. El Tabaco.

El tabaco es la principal causa de cáncer y muerte por la misma enfermedad. No solo es nocivo para quien lo consume sino también para las personas que tienen contacto con el humo, más conocidos como fumadores pasivos.

Además, su consumo no solo afecta los pulmones, también puede afectar órganos como el riñón, el hígado, laringe, estómago, colon, entre otros.

Si NO fumas, la invitación es a que no comiences a hacerlo, si lo haces, ¡Es momento de dejar el tabaco! que predispone tu cuerpo a enfermedades como la pulmonía y el asma.

2. La contaminación.

Junto con el tabaco, la contaminación es otro de nuestros grandes enemigos, según datos de la Organización Mundial de la salud es una de las principales causas de cáncer de pulmón.

La Organización Mundial de la Salud afirma que 9 de cada 10 personas respiran aire contaminado.

Los gases tóxicos y las diferentes partículas del aire derivadas del transporte, energía estacionaria, emisiones industriales y agrícolas e incluso la cocina, irritan nuestro sistema respiratorio y favorecen crisis asmáticas además del cáncer.

Al respecto hay mucho que puedes hacer por tus pulmones puedes empezar por pequeños cambios en tu casa, en tu oficina, preferir el transporte público o compartir tu carro.

¡Ojo! Si usas bicicleta no dudes en utilizar un tapabocas óptimo para la polución.


3. El asbesto y otros carcinógenos

¿Sabes qué es el asbesto? Es el nombre que recibe un grupo de minerales fibrosos que están presentes en la naturaleza, resistentes al calor y la corrosión. Sin embargo, si los productos que contienen estos minerales son alterados se liberan al aire fibras pequeñas de asbesto, las cuales al ser inhaladas quedan en los pulmones por mucho tiempo provocando inflamación y cicatrización del tejido afectando la respiración.

Esta exposición al asbesto produce cáncer de pulmón y mesotelioma, un cáncer en las membranas delgadas que recubren el interior del tórax y el abdomen.

4. Antecedentes familiares.

Las personas con uno de los padres, hermanos o hijos con cáncer de pulmón tienen un mayor riesgo de padecerlo ¡Sin embargo hay mucho que se puede hacer para prevenirlo!

La prevención está en tus manos…

– No fumes, si lo haces deja el hábito ya mismo.

– Evita el humo de segunda mano, es decir, si convives con un fumador aléjate del humo.

– Consume mucha frutas y vegetales; son ricos en vitaminas y nutrientes.

– Realiza actividad física, si no lo haces comienza de a poco, lo ideal son al menos 30 minutos diarios.

¡Por último! Presta atención a los síntomas del cáncer de pulmón, los cuales generalmente solo se presentan cuando la enfermedad está avanzada, por eso visita con regularidad a tu médico de cabecera.

– Tos reciente que no se va.
– Tos con sangre.
– Falta de aire.
– Dolor en el pecho.
– Ronquera.
– Adelgazamiento sorpresivo.
– Dolor en los huesos.
– Dolor de cabeza.

Ante la presencia de síntomas persistentes recuerda consultar nuestro  Directorio Médico PAC y consulta con nuestros especialistas. 

¿Quieres conocer más sobre nuestros planes complementarios o afiliarte? ¡Escríbenos!