Comida sana y saludable que se pueda disfrutar y compartir:

Recomendaciones para la prevención de intoxicaciones alimentarias brindadas por la Organización mundial de la salud:

Comprar de forma adecuada: Dejar para el final los refrigerados, congelados y perecederos, el tiempo que transcurre la compra y el almacenamiento debe ser el más corto posible. Prestar especial atención al etiquetado, sobre todo a la información que se refiere a la fecha de caducidad. Lavar: Alimentos como la lechuga, frutas tienen que lavarse siempre incluso si se van a pelar, también envasados ya que la manipulación adicional posterior puede introducir nuevos contaminantes.

Separar alimentos crudos de los cocinados: Nunca se deben descongelar los alimentos a temperatura ambiente se hará en el refrigerador para evitar el crecimiento de bacterias, utilizar utensilios específicos para la carne cruda y otros para la cocinada, lavar el fregadero después de usar.

Evitar los huevos crudos: Evitar el consumo de este alimento crudo, extremar las precauciones en preparaciones como mayonesas u otras salsas que contengan huevo.

Controlar la temperatura: cocinar bien alimentos como pechugas de pollo, filetes o cualquier tipo de carne, mantener a temperaturas durante el menor tiempo posible.

En caso de duda, desechar los restos de comida: No dejar los restos a temperatura ambiente durante más de dos horas y congelarlos antes de los cuatro días.

Tener especial cuidado durante el embarazo: Algunos microorganismos patógenos pueden ser más violentos, como Listeria, que se localiza sobre todo en los quesos blandos y carnes frías.

Fuente: Plan operativo de emergencias temporada fin de año 2015 – 2016. Secretaría Distrital de Salud, diciembre 2016