Con el paso de los años cada mujer es diferente; cambia su estilo de vida, de look, su forma de vestir, su forma de pensar e incluso su forma de cuidarse, pero sin duda alguna, hay una etapa en la que todas hemos pensado: la famosa menopausia, una palabra asociada con calores inexplicables, depresión y en algunos casos episodios de ansiedad.

Sin embargo, ¡No debes tener miedo! La menopausia es un proceso natural que sucede a medida que envejeces, usualmente entre los 45 y los 55 años, cuando los ovarios dejan de producir estrógenos y disminuye la producción de hormonas reproductivas. Te contaremos más…

¿Cómo reconocer los síntomas de la menopausia?

Si estás entre los 45 y 55 años, no tuviste tu periodo durante los últimos 12 meses, no tienes un embarazo en curso y no padeces de alguna enfermedad grave seguramente estás pasando por la menopausia. Sin embargo, también debes prestar atención a los siguientes signos y síntomas que podrán alertarte sobre esta etapa de tu vida:

  • Sofocos o calor de forma inesperada.

  • Sudoración nocturna.

  • Problemas para conciliar el sueño.

  • Dolores de cabeza.

  • Cambios en la piel, como sequedad, picor y pérdida de elasticidad.

  • Cambios en el cabello: pérdida de pelo en el cuero cabelludo, pero más pelo facial.

  • Cambios repentinos de estado de ánimo.

  • Secreción, irritación o sequedad vaginal y dolor durante las relaciones sexuales.

  • Infecciones de las vías urinarias y problemas para el control de la vejiga como ganas frecuentes de ir al baño o retención de líquidos.

  • Debilitamiento de los huesos o también llamada

menopausia

Suscríbete a nuestro blog

Planes de Atención Complementaria

Si tengo menopausia… ¿Se pueden controlar los síntomas?

¡Claro! Si bien algunos síntomas pueden afectar directamente tu calidad de vida, la buena noticia es que puedes poner en práctica consejos para sentirte más tranquila y por supuesto mucho más cómoda contigo, sin embargo, no lo olvides: ¡Quiérete, ámate y mímate!

  • Utiliza varias capas de ropa al día, para que en caso de sofocos o exceso de sudoración puedas retirar una de las prendas.

  • Sigue un horario estricto de sueño y evita el consumo de alcohol y cafeína.

  • Acude a tu ginecólogo en caso de cambios vaginales o dolores durante las relaciones sexuales.

  • Mantén hidratada tu piel y bebe suficiente agua.

  • Realiza actividad física mínimo 30 minutos al día ¡Tu mente y cuerpo lo agradecerán!

  • Mantén hábitos de alimentación saludables. Reduce el consumo de grasas e incrementa el de frutas, verduras y lácteos.

  • Además, visita con regularidad a tu médico de cabecera, quien te indicará de acuerdo a tu estado de salud el mejor tratamiento para controlar los síntomas. No olvides que en PAC Famisanar cuentas con un amplio directorio médico de especialistas.

Algunos alimentos para la menopausia.

Si crees firmemente en los beneficios de algunos alimentos, aquí te compartimos algunos que tienen grandes ventajas para tu salud.

Semillas de lino. Te ayudarán a adaptarte a los cambios hormonales, puedes incluir dos cucharadas en batidos o ensaladas.

Semillas de girasol. Aportarán los aminoácidos necesarios para evitar la pérdida de masa muscular y tejido óseo, lo ideal es que consumas dos cucharadas al día.

Verduras como zanahoria, brócoli o calabaza. Gracias a su alto aporte de betacarotenos y precursores de Vitamina A te ayudarán a retener el calcio óseo y evitar la osteoporosis.

Para finalizar, recuerda que ante cualquier información adicional puedes acudir a tu médico especialista y por supuesto, ten en cuenta que si no puedes asistir a una de tus citas deberás cancelarla con anterioridad.

Conoce más de nuestros Planes de Atención Complementaria.

Afíliate a nuestros Planes de Atención Complementaria

Está de acuerdo con la política de tratamiento de datos (Leer Políticas)
Acepto recibir información de EPS Famisanar