En el Sistema de Salud Colombiano uno de los puntos más difíciles de manejar es el de las urgencias.  Los expertos aseguran que muchos de los problemas de los que se quejan los usuarios se solucionarían si entendiéramos ¿qué son?, ¿cómo usarlas?, ¿cuándo es una urgencia o no?

Existen muchas oportunidades en las que por la necesidad de atención consultamos urgencias cuando nuestro tema de salud puede ser atendido en una consulta externa o prioritaria, lo que genera congestión y tiempos prolongados.

Aquí te mostramos algunos puntos que pueden enseñarte a conocer más sobre el servicio de urgencias y cómo usarlos de forma efectiva.

¿Qué es una urgencia? Situación en la que una persona requiere atención médica inmediata y efectiva para disminuir los riesgos de invalidez y/o muerte.

¿Qué instituciones deben atender una urgencia? Todas las instituciones que tienen habilitado este servicio están obligadas por la Ley Estatutaria de Salud a prestar la atención inicial de urgencias a las personas que lo requieran, sin importar su condición socioeconómica.

¿Qué es un triage?El triage es el sistema de ​selección y clasificación de pacientes en los servicios de urgencias, lo puede realizar un médico o un profesional de enfermería en instituciones alta y mediana complejidad, o por auxiliar de enfermería en instituciones de baja complejidad.   (Resolución 5596 del 24 de diciembre de 2015) MINSALUD

¿Cómo se clasifica un triage?

Esta misma Resolución contempla 5 categorías para determinar la prioridad de atención de los pacientes.

Triage I: ¡Atención inmediata! Tu condición médica representa un riesgo vital. En estos casos o deben reanimarte porque tienes un compromiso ventilatorio, respiratorio, hemodinámico o neurológico, o estás en riesgo de perder un miembro u órgano. También hay otras condiciones que por norma exigen atención inmediata.

Triage II: Tu condición puede evolucionar hacia un rápido deterioro o a la muerte, también puede incrementar el riesgo de pérdida de un miembro u órgano, por lo tanto, requieres una atención rápida.  Si tienes un dolor extremo y de acuerdo con el sistema de clasificación es delicado, serás considerado dentro de esta categoría.

Triage III: Tu condición médica requiere de medidas diagnósticas y terapéuticas en urgencias. Esto quiere decir que necesitas un examen complementario o un tratamiento rápido, dado que te encuentran estable desde el punto de vista fisiológico aunque tu situación puede empeorar si no se actúa.

Consulta la red de urgencias a nivel nacional de Famisanar en el DIRECTORIO MÉDICO.

Triage IV: Presentas condiciones médicas que no comprometen tu estado general, ni representan un riesgo evidente para tu vida o pérdida de un miembro u órgano. ¡Ojo! Esto no quiere decir que estés bien, aún existen riesgos de complicación o secuelas de la enfermedad o lesión si no recibes la atención correspondiente.

Triage V: Tienes una condición clínica relacionada con problemas agudos o crónicos sin evidencia de deterioro que comprometa tu estado general y no representa un riesgo evidente para tu vida o la funcionalidad de algún miembro u órgano.

¿Después de la urgencia qué sigue? 

Existen 4 posibilidades a las que se puede recurrir dentro del Sistema de Salud colombiano cuando la urgencia ya ha pasado, el paciente ya está estable y requiere más servicios del nivel hospitalario:

– El tratamiento requerido por el paciente puede seguirse en la clínica en donde fue atendida la urgencia con estas condiciones: si obtiene su autorización, si la IPS tiene contrato con la EPS a la cual está afiliado el paciente o si es una institución pública o privada con contrato con el Estado y el usuario es un vinculado.

– La IPS puede solicitar remitir al paciente a otra clínica o institución que señale la EPS a la cual esté afiliado.

– También se puede remitir al paciente a una institución pública cuando el paciente sea un vinculado, es decir, aquellas personas que por motivos de incapacidad de pago y mientras logran ser beneficiarios del régimen subsidiado tendrán derecho a los servicios de atención de salud que prestan las instituciones públicas y aquellas privadas que tengan contrato con el Estado. (Ley 100 de 1993)

– Remitir al paciente a una institución que él o su familia indique y siempre y cuando tenga contrato con la EPS a la que esté afiliado y las condiciones médicas lo permitan.

Es importante conocer que la referencia y contrarreferencia entre clínicas u hospitales, están sujetas a la disponibilidad de los servicios integrales y complejidad requerida por el paciente y se dará prioridad a la red contratada por la EPS.⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀ ⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀