Sufrir de bronquitis o de neumonía es una situación que requiere de intervención inmediata por parte de un médico, en especial si son niños o bebés ya que si es causada por una bacteria requiere de manejo con antibiótico y de otros tratamientos para evitar complicaciones, dentro de los que se encuentra la hospitalización.

Los síntomas de la bronquitis y de la neumonía son muy parecidos, la persona que sufre de alguna de estas dos enfermedades presenta fiebre, dolor de cabeza, tos con flema verde o amarilla, malestar general y debilidad, dificultad para respirar, respiración con ruido, dolor en el pecho. Sin embargo, estas dos enfermedades tienen algunas diferencias que debemos conocer.

¿Qué es la bronquitis?

En la mayoría de los casos está enfermedad es causada por un virus que genera inflamación en los bronquios, que son unos tubos encargados de llevar el aire dentro de los pulmones.

Cuando se inflaman las paredes de los bronquios sucede en los 2 pulmones, se aumenta la producción de moco y se disminuye el espacio por donde ingresa el aire a los pulmones dificultando la respiración.

¿Qué es la neumonía?

Es una enfermedad aguda o crónica que se caracteriza por la inflamación de los alveolos de los pulmones y puede ser causada por diferentes agentes como: virus, bacterias, otros organismos y, en algunas oportunidades, por agentes irritantes químicos o físicos.


Los alveolos son un tejido de los pulmones donde se produce el intercambio entre aire al respirar y dióxido de carbono al expirar. Por lo tanto, cuando esta área se afecta esa eliminación del dióxido de carbono se atrofia y entonces la secreción mucosa produce una infección.

Generalmente es un solo pulmón el que se afecta.

Pero entonces, ¿cómo puedo diferenciarlas?

Ana María tiene un pequeño de 5 años al cual debieron hospitalizar debido a complicaciones en sus pulmones. Ella pensaba que su hijo estaba sufriendo de neumonía pues su esposo acababa de salir del tratamiento indicado por su Médico PAC Famisanar.

Sin embargo, en la habitación individual en la que ella acompañaba a su hijo, el médico les explicó que, aunque los síntomas son muy parecidos una de las grandes diferencias entre la Neumonía de su esposo y la bronquitis de su hijo, es el color del moco que expectoran.

En la neumonía el color que se expectora es amarillenta, verdosa o marrón, mientras que en la bronquitis la flema es blanca o amarillenta.

De igual forma independientemente del diagnóstico, las 2 requieren del manejo de los especialistas pues no es una simple gripa o catarro.

¿Y cómo la diagnostican?

Para saber el grado de bronquitis o de neumonía se requieren diferentes exámenes médicos.

Para la bronquitis se requieren exámenes de sangre, placa de tórax que generalmente salen con una afectación muy leve. Por su lado, la neumonía muestra alteraciones considerables en las muestras de sangre pues revela infecciones bacterianas y en la placa de tórax siempre se ve la infección en el pulmón afectado.

Estos exámenes son primordiales para el diagnóstico y en algunos casos la neumonía muestra derrame de líquido alrededor del pulmón que está enfermo.

El tratamiento de la bronquitis y de la neumonía debe ser supervisado por un especialista

La semana de Ana María fue pesada pues debió estar pendiente de los medicamentos de su esposo y de su hijo.

Por su lado, Juan fue medicado con antibióticos, jarabes para ayudar a expulsar la flema y medicamentos para calmar el dolor en el tórax. En cambio, el pequeño Matías requirió para su tratamiento inhaladores y nebulizaciones, jarabes para la tos; por fortuna no requirió de antibiótico pues no había sospecha de una infección bacteriana.

¿Una bronquitis puede convertirse en neumonía?

Sí, siempre y cuando durante la bronquitis haya presencia de infección, y que está haya sido mal tratada, lo que causa que la bronquitis evolucione a neumonía.

Generalmente esto puede suceder cuando el paciente no sigue las recomendaciones de su médico tratante y tampoco realiza el tratamiento formulado por el especialista.

Ana María tenía claro el tema pues siempre escuchó que una “gripe mal cuidada” puede desencadenar estas delicadas enfermedades.

Los Planes de Atención Complementaria de Famisanar te invitan a mitigar esos factores de riesgo que pueden predisponerte para este tipo de enfermedades, por eso te recomendamos dejar de fumar y a disminuir considerablemente el consumo de alcohol.


De igual forma, tener especial cuidado cuando se ha sido diagnosticado de asma, EPOC, cáncer, diabetes, si recibes quimioterápias o radioterapias pues haces parte de esos grupos vulnerables que contraen fácilmente este tipo de enfermedades.

Ten presente

LOS CAMBIOS DE CLIMA NO PRODUCEN BRONQUITIS O NEUMONÍA.

Como su médico le dijo a Ana María, los cambios de clima no producen bronquitis o neumonía, sino que producen algunos cambios en las vías aéreas que facilitan la infección causada por virus o bacterias que están en el ambiente, en partículas del aire o por contacto con personas enfermas.

Si quieres contar con beneficios complementarios en tu atención en salud como acceso directo a médicos especialistas, habitación individual en caso de hospitalización o atención domiciliaria, te invitamos a conocer nuestros Planes de Atención Complementaria PAC diligenciando el siguiente formulario para que uno de nuestros asesores te cuente más.

¿Quieres conocer más sobre nuestros planes complementarios o afiliarte? ¡Escríbenos!